Dhakini social

Cultivar la Plenitud que sólo viene con el servicio a los demás

En principio, nuestra labor social estará enfocada en contribuir a la reparación del desequilibrio que sufren los niños cuando no acceden a la educación, cuando se encuentran en una condición de enfermedad y cuando son abusados, especialmente, a nivel sexual. Ese será el foco de las iniciativas y programas que desarrollemos bajo el ala de Dhakini Social, que se nutrirá de las otras alas de nuestra Fundación, pero también de contribuciones y alianzas estratégicas.

Dhakini social nació hace nueve años, simultáneamente, en los sueños de Samuel Kilby y María Ferrer:

Samuel estaba sirviendo como profesor en una aldea pequeña en el país de Ghana. Sintió un profundo desasosiego cuando entendió que no todos los niños tenían acceso a educación y los que sí, frecuentemente recibían castigos físicos por cualquier mal comportamiento. Samuel empezó a visionar un sistema que podría proveer una educación significativa en un ambiente positivo, basado en el amor incondicional y respeto mutuo. Un colegio que dejase que los niños fueran niños y aprendieran habilidades viviendo experiencias reales. Por los próximos nueve años, el colegio que Samuel había soñado comenzó a tomar forma gracias a las vivencias que atesoraba al trabajar en muchos países: Inglaterra, Bolivia, Nicaragua, India, Nepal, y Colombia. Siendo voluntario, su alma resonaba con el servicio a la gente y su visión se concentró. Mientras tanto, Samuel profundizaba en el estudio y práctica de diversos procesos de educación y sanación para los niños.

María, por su parte, estaba enfrentando un diagnóstico de cáncer y estaba activando todos los recursos internos que necesitaba para re-establecer el equilibrio en su Ser y en su salud. Como parte de su proceso de sanación, abrió las puertas de Dhakini para contribuir también a la sanación y perfecto equilibrio de otras personas. Ella siempre visionó un gran colectivo del cual ella fuera parte, un colectivo que estuviera dispuesto a ponerse al servicio de algo más grande que la suma de las individualidades. Desde entonces está convencida de que logramos nuestra mejor versión cuando cultivamos la plenitud en nuestra vida, pero también contribuimos al proceso de los demás.

Hoy en día Samuel es uno de los fundadores de la Fundación Dhakini, el director y corazón de Dhakini Kids, y profesor de inglés y matemáticas en el Colegio Los Nogales. Sueña que con dedicación, intención pura y apoyo existirá muy pronto el colegio que quiere crear y poner al servicio de niños y jóvenes de Colombia, para que re-establezcan el equilibrio necesario para vivir plenamente, cumplir sus propósitos y alcanzar su mejor versión.

María es fundadora también, la directora y el corazón de Dhakini Tantra y Dhakini CO, y dedica sus días a acompañar los procesos de otras personas, compartiendo los aprendizajes que continúa recibiendo de esa gran sabiduría ancestral que es el Tantra. Su sueño es llevar este conocimiento a tantas personas como sea posible y confía en que la Fundación le permitirá llegar justamente a los sectores que no pueden acceder a sus enseñanzas.

Más allá de sus sueños individuales, los vincula un gran sueño en común: contribuir a que tantos niños como sea posible tengan la vida plena que le quieren ofrecer a su hija Ananda Grace, ya sea que tengan una historia de enfermedad, de abuso –especialmente sexual- o no tengan la posibilidad de acceder a ningún tipo de educación.

Y desde ahí convocarán las personas, buscarán las alianzas, gestionarán los recursos y diseñarán los programas que sean necesarios para lograr que su contribución sea real y genere un verdadero impacto positivo en el entorno que los rodea, cómo mínimo.

Si tú también quieres contribuir y te sientes inspirado por su visión, escríbeles a [email protected] contándoles cuál puede ser tu servicio y contribución. Namaste.