Dhakini Tantra

Escuela Iniciática de Tantra

Dhakini Tantra es una Escuela Iniciática de Tantra que tiene los cimientos de sus enseñanzas y sus experiencias sobre dos ejes fundamentales de formación: las técnicas y enseñanzas ancestrales del Tantra Kriya Yoga que proviene del linaje de Babaji Nagaraj, considerado el padre de los Yoguis del Planeta y el creador del Kriya Yoga, y el profundo y diverso legado tántrico de Osho que nos conecta con el despertar de la conciencia y la celebración de la vida tal cual es.

Dentro de este marco, Dhakini Tantra también integra diversas enseñanzas que provienen de fuentes taoístas y tibetanas, así como múltiples procesos y experiencias que surgen del diálogo e interacción permanente con algunas de las escuelas y maestros más reconocidos del mundo, a través de los cuales el Tantra como sabiduría ancestral se abre cada vez más a la humanidad.

El Sri Yantra

El símbolo que acompaña nuestro nombre es el Sri Yantra (un yantra es una representación geométrica que invoca una energía específica) porque representa el perfecto equilibrio entre el Principio Femenino y el Principio Masculino de la Existencia.

Los 9 triángulos que constituyen el yantra varían en tamaño y forma, y su intersección forma 43 triángulos pequeños organizados en 5 niveles concéntricos. Juntos representan la totalidad del cosmos y expresan Advaita o no-dualidad.

En la mitad, el punto rojo (bindu) representa el centro cósmico. Los triángulos están circunscritos por dos círculos concéntricos compuestos de 8 y 16 pétalos, representando el loto de la creación y la fuerza reproductiva vital.

La configuración completa está encuadrada por las líneas partidas de un cuadrado de tierra, representando un templo con cuatro puertas que se abren a las regiones del universo.

El propósito de Dhakini Tantra sí es contribuir a la expansión de la conciencia y la iluminación de todos los seres, entendiendo como iluminación el momento de gracia en el que la conciencia individual se eleva a la conciencia universal, desde la cual no hay dualidad y todos somos Uno.

Desde este propósito, Dhakini Tantra es también un profundo camino de transformación y realización para todos los individuos que se sumergen en él.

Iniciarse en esta escuela y recorrer este camino significa estar dispuesto a retar el mundo conocido, las zonas de confort, las verdades que consideramos incuestionables y los condicionamientos que no hemos descubierto son condicionamientos, entre muchos otros aspectos de nuestra realidad y nuestro ser.

Profundizar en este camino implicará descubrir aspectos de sí mismo que al principio no alcanzas a imaginar, aceptarlos y abrazarlos en totalidad, para reconectarte con tu esencia (la que muy probablemente ni siquiera tú conoces hasta el momento) y permitirte Ser desde tu autenticidad, desde tu inocencia original.

El camino del Tantra puede llevarte a ser Total, Ilimitado, Auténtico, Libre y, desde ahí, Leal a tu esencia e  Inmensamente Feliz porque no sólo estarás lleno de ti sino que estarás realmente Presente para vivir tu vida, para compartirla, para conectarte con Eso que es más grande que tú y desde ahí servir…contribuir…aportar.

Es a esto a lo que llamamos tener una Vida Plena y, en esa medida, este sí puede ser un camino de realización personal, pero también va más allá de tu vida individual. La aspiración es estar un día tan abierto, tan receptivo, tan fluido, tan rendido, que seas tocado por la gracia de la Existencia y puedas despertar a la No-Dualidad, a la Conciencia del Uno, del Todo, del Vacío, del Ser.

La aspiración de un Tantrika es alcanzar la Liberación, fundirse con el Todo y entonar la canción del Mahamudra: el Orgasmo Ttotal de todo tu Ser al ser penetrado por la Existencia.

Para más información, puedes escribirle directamente a María Ferrer (Ma Shanti Tara) a [email protected]

¿Y qué se requiere de ti en todo este juego?

Que confíes y saltes, que retes lo conocido y te lances a lo desconocido.

Que te abres y te mantengas abierto…abierto…abierto.

“La comprensión suprema trasciende ‘esto’ y ‘aquello’.

La acción suprema lo abarca todo sin apego.

El logro supremo es tomar conciencia de lo inmanente, sin esperanza.

Al principio, el yogui siente que su mente se precipita como una cascada.

A la mitad de su curso fluye lenta y plácidamente, como el Ganges.

Al final, es como un inmenso y vasto océano

en el que las luces del hijo y de la madre se funden en una sola.”

“Tantra: La Suprema Comprensión”. Osho.